Catering Deluz

Pasarlo bien debería estar incluido en el estatuto de las empresas. Creemos que no se pueden exigir beneficios sin una buena cena. Que hay que que tener el mejor equipo de sonido para transmitir discursos inspiradores. Creemos que hay que reunirse en lugares donde puedas compartir en Instagram lo bien que lo estás pasando. Y organizar cenas donde las risas queden en petit comité. Creemos que la puesta en escena comienza por un atrezzo de excepción. Creemos en hacer y contar las cosas de otra manera, por eso quizá nos han reconocido con cuatro premios nacionales en Responsabilidad Social Corporativa.

Nos gustaría también contaros que hemos hecho cosas muy emocionantes, como convertir los andenes de Renfe en un restaurante para 300 personas y que aquello parecía el Expreso de Oriente, con nuestros chefs cocinando en directo. De cómo dimos un bufé privado con 120 clientes en una finca con robles centenarios, al estilo de María Antonieta. Que hemos sido el catering oficial de la serie de televisión Gran Hotel y de la película de Antonio Banderas, Altamira. De cómo un día decidimos ir a comprar directamente a la lonja de Santander porque creemos en el pescado de milla 0. De cómo hicimos un acuerdo pionero en España con varios ganaderos ecológicos de Cantabria y nació la primera cooperativa de la región, Siete Valles de Montaña.

Algunos de nuestros caterings:

Cenas de gala para 1.800 médicos
Bufés Avant Garde con 20 recetas Vintage & 200 amigos en una Casona Palacio
Show Cooking con puesta en escena de revista de decoración
Cócteles para 1.200 personas en el C.A.R. de vela de Santander
Catering Oficial de la serie Gran Hotel
Fiestas jardines perdidos con barra de mojitos para 400
Caterings en barcos que surcan la bahía de Santander
Catering en campos de golf, y en cada hoyo un puesto de mini hamburguesas ecológicas
Bodas en un escenario con una carpa transparente mirando a la bahía de Santander para 500 personas
Bodas en mitad del monasterio en Santo Domingo de Silos donde un momento pensamos que se iban a enfadar con nosotros los ángeles
Fiestas en jardines con árboles centenarios que nos miraban mientras cocinábamos en directo solomillitos de bonito y taquitos de solomillo tudanco.